in

Escuelas Italianas regresan a Clases tras el Covid-19

Así ha sido el primer día de las escuelas Italianas, con nuevas reglas y confianza en que no se vuelva a cerrar.

Finalmente ayer volvieron a las escuelas casi 6 millones de estudiantes, de un total de 8,3 millones, en 13 regiones italianas.

Otras siete han pospuesto unos días la apertura. Durante más de seis meses, desde el 5 de marzo, las lecciones en forma presencial fueron suspendidas en toda Italia. 

Será un curso escolar en el que serán protagonistas las mascarillas, la distancia en clase, el gel desinfectante y pupitres individuales.

En los últimos días se han repartido en las escuelas 94 millones de mascarillas quirúrgicas y 400.000 litros de gel.

Las actividades físicas que no pueden realizarse con la mascarilla, se harán al abierto manteniendo al menos dos metros de distancia.

Te puede interesar:

Son obligatorias las mascarillas a partir de los 6 años cuando se está en movimiento dentro de la escuela, pero el alumno se la puede quitar al sentarse en su pupitre.

Se comerá por turnos en los comedores escolares, para evitar las aglomeraciones.

Las normas son iguales para todas las escuelas, pero luego cada una las interpreta a su manera. Por ejemplo, por decisión del comité científico que asesora al gobierno, la temperatura de los estudiantes la deben controlar en casa los padres, pero algunos institutos han colocado scanners a la entrada para la detección automática de la temperatura.

«Cuando el alumno se acerca para higienizarse las manos, se comprueba la temperatura y la correcta colocación de la mascarilla Si algo va mal, aparece una alarma en el vídeo de la caseta de vigilancia y se inicia el protocolo», explica la profesora Chiara Sandrucci, del instituto «Grassi» de Turín.

En el caso de que la temperatura supere los 37,5 grados o haya síntomas sospechosos, el alumno permanecerá en casa y los padres deben llamar al médico, quien decidirá si se le debe hacer el test o prescribir una terapia. Si uno de los padres debe cuidar al hijo, tiene derecho a un permiso de trabajo remunerado o, si es posible, podrá realizar teletrabajo.

Purificador para reducir la carga viral

No todo ha sido perfecto. La oposición ha criticado al gobierno porque faltan aulas, escuelas y profesores.

Pero todos los italianos perciben que, con relación a los primeros meses de la pandemia, la situación es radicalmente mejor y diversa, porque hoy el país, a todos los niveles, es consciente de la gravedad del coronavirus y se ha equipado para combatirlo.

Sin duda, en algunos sitios mejor que en otros. Por ejemplo, los alumnos del Instituto Chaparelli-Gramsci de Milán se sorprendieron al ver en todas las aulas un purificador que reduce la carga infecciosa del Covid y mide la contaminación.

En tan solo 10 minutos, los filtros especiales son capaces de reducir en un 98,2 % la carga infecciosa del virus. Esta tecnología ha sido probada con éxito en el hospital San Rafael de Milán.

Te puede interesar:

Homicidio Voluntario para los asesinos de Willy

Nuevo Contrato colectivo cambiará para Colf&Badanti