in

Italia no está sufriendo la segunda ola de contagios

países latinos prohibidos para entrar en Italia
países latinos prohibidos para entrar en Italia

La segunda ola de contagios por coronavirus está afectando con mucha más dureza a España, Francia y Reino Unido de lo que está azotando a Italia, el país europeo que más sufrió durante la primera ola registrada en los meses de febrero, marzo y abril.

Allí, donde el virus se cebó con el norte del país, la medidas tomadas por el Gobierno de Giuseppe Conte y la concienciación de la ciudadanía parecen estar surtiendo efecto.

En Financial Times han analizado las “lecciones” aprendidas de Italia que le están ayudando a “mantener a raya a la segunda ola”.

El artículo del citado diario económico, firmado a seis manos por Miles Johnson y Davide Ghiglione desde Roma y John Burn-Murdoch desde Londres, repasa cuáles han sido las medidas adoptadas por Italia durante y tras la primera ola para afrontar la previsible llegada de una nueva con mayores garantías y menos riesgo. Estas podrían resumirse en las siguientes:

Te puede interesar:

  1. Fueron los primeros, como apunta Fabrizio Pregliasco, virólogo de la Universidad de Milán, “en afrontar el hucarán COVID” y eso, dice este experto, coloca a Italia “en una mejor situación que otros países como Reino Unido, España o Francia” porque ha dado a su sistema sanitario y a su Gobierno más margen a la hora de prepararse para el después. Siendo cierto que el coronavirus atacó primero a Italia, tardó menos de dos semanas en sembrar el caos en España.
  2. Desde Financial Times señalan también como ventaja el hecho de que el estado de emergencia se haya mantenido en Italia (en España se levantó el 21 de junio cuando el acuerdo parlamentario para mantenerlo era ya casi imposible) y eso ha permitido a Conte, explican en el diario, gobernar por decreto imponiendo medidas a nivel nacional cuando ha hecho falta, como ocurrió con el repunte de casos en verano.
  1. En agosto se cerró el ocio nocturno y se impuso en uso de mascarillas en lugares con mucha concentración de gente. En España, se tardó más. En Madrid, en concreto, la orden para regular los horarios y apertura fue tumbada por un juez y fue de las últimas comunidades en imponer el uso obligatorio de la mascarilla incluso cuando se puede mantener la distancia de seguridad.

Te puede interesar:

  1. Se ha trabajado en acuerdos para fomentar el teletrabajo y las empresas que han vuelto al trabajo presencial han debido acatar una serie de protocolos estrictos sobre los que se mantiene un fuerte control.
  2. El rastreo, control y sanciones han sido también cruciales. En bares y restaurantes los clientes deben dejar sus datos para que, en caso de un positivo, sea mucho más rápido localizar a los posibles contactos y detectar si ha habido contagio. A quienes incumplen las normas se les sanciona, las empresas puede ser consideradas responsables y la policía realiza numerosos controles. El lunes, cita Financial Times, se llevaron a cabo 50.602 a personas y 4.939 a negocios.
  1. La aceptación y concienciación de la ciudadanía ha sido clave. Andrea Crisanti, profesora de microbiología en la Universidad de Padua, señala en este sentido que “los italianos son más respetuosos con las medidas de distanciamiento social y contra la transmisión del virus, incluso en la menor actividad comercial todas las medidas se observan muy escrupulosamente”.
  2. Una rápida actuación ante un caso positivo o una situación de riesgo hace que el contagio se pueda frenar a tiempo. Crisanti señala que “una vez que hay un positivo, analizamos a todos aquellos que puedan haber entrado en contacto con ellos. El verdadero problema de la epidemia son los casos sin síntomas, si no los interceptas no sales de ella”. Desde Financial Times recuerdan cómo detectado el brote en Cerdeña, esté fue controlado con rapidez evitando que saltase a otras zonas del país.

El analista Miguel Otero, que ha desgranado en un hilo de Twitter ese mismo artículo de Financial Times, señala que el “milagro italiano”, en comparación con la situación actual en Espapa, responde también a que “la desescalada se hizo de una manera más gradual y con más precauciones” y que “las reglas han sido bastante claras y por lo tanto más fáciles de aplicar”. Esto último “entiende que al tener un mando único esto es más fácil”.

Te puede interesar:

En Italia se regresa a los Estadios con o sin Covid-19

Participa a los Tres Días de Race for the Cure Europa