in

Cómo preparar un verdadero “Mojito Cubano”?

Para lograr un mojito perfecto, hay que tener los utensilios y los ingedientes necesarios, teniendo en cuenta los siguientes pasos:

 

 

“Bebe con cautela no abuses del alcohol”

 

 

 

 

INGREDIENTES:

Un ron añejo blanco de 3 años, unas ramas de hierbabuena lo más fresca posible “si se puede, no utilizar menta porque desvía un poco el sabor final, salvo que sea imposible conseguir hierbabuena”.

Azúcar “mejor blanca que morena o de caña”. Zumo de lima recién exprimido “mejor que industrial porque éste último no aporta los aceites esenciales, el aroma y las características que requiere un Mojito cubano”.

Agua mineral con gas o soda “mejor que gaseosa, tónica o Ginger, que alteran y colorean el equilibrio de la bebida”.

Hielo bien picado y 2 gotitas de Angostura. Vaso ancho de trago largo, 8 oz. 240 ml. “que ayudará a solidificar los aromas y esencias”. Un mortero y un removedor.

Con todo esto ya estamos preparados para empezar hacer el Mojito cubano perfecto.

PREPARACION:

PASO 1
Si es posible damos previamente un golpe de congelador (15-20 minutos) a los vasos.

PASO 2
Comenzamos echando dos cucharadas grandes de azúcar en el fondo del vaso.

PASO 3
Colocamos sólo el tallo entero de la rama de hierbabuena “no las hojas”, porque vamos a macerar con el azúcar para extraer los aceites esenciales contenidos en el tallo, es decir vamos a pisarlo delicadamente con el mortero, sin triturar.

PASO 4
Se añade el jugo de media lima “entre 10 ml. y 15 ml.”, para hacer la maceración más efectiva.

PASO 5
Se maceran suave pero firmemente estos tres ingredientes.

Un buen Mojito se logra en la base fundamentalmente, “su gran secreto radica en la previa maceración”, en disolver el azúcar con un poco de lima para que las sustancias que hay en el tallo de la hierbabuena cedan y emanen.
Las hojas no interesan hasta el final, donde se usarán para redondear la bebida y decorar.

El sabor característico de un buen Mojito lo proporciona el tallo, balanceado perfectamente con el jugo de lima, el azúcar y muy poquita agua, que harán la sustancia base, es por eso que muchos bartenders no logran la calidad de este trago, pese a esforzarse; un error muy común es ponerle todas las hojas de hierbabuena y machacarlas destruyéndolas, ya que luego van a flotar, siendo quizás ingeridas por el consumidor.

El macerador o mortero ha de estar absolutamente limpio y sin ningún tipo de aroma remanente.

PASO 6
En este paso “acampanamos el azúcar”, es decir agregamos una pequeña cantidad de agua con gas a la maceración, aumentando la cantidad de líquido para poder diluir esos aceites extraídos del tallo para una mejor disolución del azúcar. Maceramos un poco más y finalmente removemos con energía buscando que no queden grumos que pudieran desbalancear el cóctel. No poner aún el Ron ni añadir nada más, dado que si ponemos el ron para macerar la base, por una reacción química que se produce en el azúcar por la presencia del alcohol se neutraliza y no se disuelve, si pasa eso no logramos un perfecto balance. El azúcar debe desaparecer, siendo totalmente diluida en la 1° maceración, si no el Mojito está mal elaborado y totalmente desbalanceado.

PASO 7
Introducir el vaso con el macerado en la nevera y dejar reposar durante al menos 5-10 minutos para obtener los mejores resultados, aunque no es imprescindible.

PASO 8
Sacamos los vasos de la nevera y removemos de nuevo el macerado, que ya está listo. Llenamos el vaso con hielo bien picado. Agregamos Ron Añejo blanco de 3 años, hasta cubrir un tercio del vaso “unas 2 oz. 60 ml.”, y completamos con agua con gas o soda echada lentamente hasta un dedo del borde del vaso. Homogeneizamos la mezcla con el removedor durante unos segundos, y colocamos las hojas de hierbabuena que habíamos separado del tallo previamente “unas 8 cm. de media”. Éstas no tienen el mismo carácter del tallo usado al principio, de aromatizar y perfumar, pero redondean el equilibrio de la bebida y la decoran. Removemos de nuevo durante unos segundos.

PASO 9
Por último colocamos un golpe de Angostura “tan solo dos gotas”. Es fundamental no excederse con la cantidad, la aplicación de la Angostura puede elevar la bebida a los altares o arruinar su equilibrio. Removemos de nuevo durante unos segundos.

PASO 10
El mojito ya está listo, opcionalmente podemos presentarlo con una fina rodaja de lima pinchada en un costado del vaso, aunque esto es simplemente con objeto decorativo y no interfiere en la receta. Introducimos en el vaso un removedor, para que el cliente siga macerando el mojito entre trago y trago. 

4 años de prisión para Silvio Berlusconi habla a los italianos después de la condena

Segunda autopsia de El ‘Chucho’ Benítez revela que tenía una enfermedad cardíaca