in

Consejos para un vientre plano en 10 pasos

Hacemos deporte y prestamos mucha atención a lo que comemos, pero no hay nada que hacer, los molestos rollitos del vientre se quieren quedar ahí! Aquí les dejamos 10 consejos para conseguir un vientre plano como la show girl argentina Belen que gracias a su belleza ha hecho enloquecer a los italianos!.

 1. Esconde la sal

Prueba a pesarte después de pasar una semana cocinando sin sal y sin salero en la mesa, seguro que has perdido entre medio kilo y un kilo, comiendo la misma cantidad de alimentos que antes. Tomar demasiada sal en las comidas, provoca que las células se hinchen con agua para diluir el exceso de sodio, así tu estómago terminará pareciendo el de una rana barriguda. El gusto por la sal es cultural y se educa desde la infancia. Afortunadamente basta un mes de tomar alimentos cocinados sin sal para que tu lengua recupere la capacidad de degustar alimentos y tú recuperes los años perdidos.

2. Bebe agua con control

Aunque te parezca una contradicción, cuanta más agua retienes, más agua necesitas beber, para diluir la sal de tus tejidos y eliminarla en la orina. La recomendación básica es beber ocho vasos de agua al día, pero no conviene abusar, el exceso de agua también puede hinchar tu estómago y dilatarlo. Intenta equilibrar la cantidad de líquido que pierdes cuando haces ejercicio, pesándote antes y después de entrenar. Si has perdido mediokilo, debes reponer medio litro de agua.

3. Elimina los gases

Una persona normal, puede llegar a producir entre cuatro y cinco litros de gas al día. ¿A que no te lo imaginabas? El sistema digestivo está preparado para eliminarlos sin dolor ni sufrimiento. Cuando las personas tienen un problema de gases o flatulencia por estrés, mala digestión, problemas de intolerancia o alergia a ciertos alimentos, etc. el estómago se hincha exageradamente y suele aparecer tendencia a acumular grasa en la zona abdominal. Si eres de las personas que se levantan cada mañana con un vientre liso, que desaparece en cuanto desayunas y terminas acostándote con un vientre hinchado cada noche, los gases son tu problema. Para eliminarlos, debes acudir a una revisión médica que descarte otros problemas digestivos y seguir un plan de alimentación estricto para ayudar a eliminar los gases.

5. Limpia tu intestino

Las verduras y hortalizas ricas en fibra, arrastran el bolo alimenticio, evitan el estreñimiento y favorecen la eliminación de los restos de alimentos que ocupan volumen y distienden tus músculos abdominales.

Receta sopa “mete-barriga”

1 litro de agua

3 zanahorias

1 ajo

1 cebolla

1⁄2 de repollo

3 ramas de apio

Corta las hortalizas en “juliana” y cuécelas en el agua hasta que estén tiernas. Prueba a tomar esta sopa de desayuno cada mañana o de primer plato en las cenas. Comprobarás como pone tu intestino a trabajar a “toda máquina” y visitarás el baño con frecuencia hasta que elimines los residuos que abomban tu vientre.

6. El peligro oculto de las ensaladas

Hay personas que se alimentan con ensaladas muy bajas en calorías, y sin embargo, no pierden ni un centímetro de cintura. El misterio suele estar en las lechugas, a pesar de su bajo contenido calórico (18 calorías por 100 g) el látex del tronco de las lechugas, contiene una sustancia sedante, por la que era considerada el “opio de los pobres”. La lechuga (especialmente hervida) ayuda a dormir, pero enlentece el metabolismo y provoca gases y retención de fluidos en algunas personas. Si es tu caso, cambia las lechugas de las ensaladas (escarolas, endibias, hoja de roble, oruga, etc.) por verduras más diuréticas como cebollas, espinacas, pepino, berros, zanahorias, perejil y apio.

7. Adelgaza durmiendo

El descanso es parte fundamental de la vida sana. Si no respetas las horas de sueño, no sólo tendrás problemas para mantenerte despierto/a y vital durante el día, también ganarás más kilos con facilidad. Las personas que no duermen suficientes horas (entre 6 y 8 horas) suelen tener ataques compulsivos de hambre, comen alimentos más grasos y tienen problemas para sentirse saciedad después de comer. Intenta dormir mejor, descansando cada noche, o recupera el sueño perdido con una pequeña siesta. Te resultará más fácil perder peso, especialmente de la zona abdominal, la que más sufre la tensión nerviosa.

8. Zumo diurético

Los vegetales y las frutas son ricos en potasio, un mineral que ayuda a eliminar la retención de agua, con la ventaja de que aportan minerales y vitaminas extra. Este zumo te ayudará a limpiar las toxinas, limpiar los riñones y a descomponer las grasas.

Un vaso de zumo de pomelo natural

4 rodajas de piña natural

Una manzana

Una ramita de perejil

Mezcla los ingredientes en la licuadora y tómalo cada mañana en ayunas, o después de cada comida pesada.

9. Vuelve a lo integral

La pasta, los bizcochos, el pan blanco, las galletas, etc. se fabrican con harina blanca o refinada, muy agradable al paladar, pero muy pobre en fibra y nutrientes. La harina blanca o refinada puede provocar hinchazón abdominal. Intenta cambiar tu alimentación, aumentando los alimentos ricos en harina integral (pasta morena, galletas integrales, pan de cereales, etc.) para volver a tener cintura.

Y UNA MÁS

10. Muévete

Si quieres lucir un estómago plano, estos consejos te van a ayudar, pero si lo que quieres es lucir como una “tabla”, hay que ir al gimnasio a hacer abdominales, pero hay algo más que debes hacer. Puede que tengas unos músculos abdominales impresionantes…pero no te los encuentres porque se esconden tras una capa de grasa, lo que te falta es perder esos kilos de más. Es muy importante que realices ejercicio aeróbico para conseguir quemar la grasa que te sobra. ¿Cuáles son los mejores deportes aeróbicos? Correr, montar en bicicleta, natación, andar a ritmo rápido, remo, spinning, esquí de fondo, etc. Son los que más calorías queman por hora y te ayudan a perder peso, incluso sin dieta.

Adelgazar fácil 

Tras las rejas Neymar?: Secuestrados bienes de un valor de 42 millones de euro

Bolivianos en Italia: El Domingo votan para el Referendo Constitucional