in

50.000 Restaurantes en Italia riesgo de cierre y quiebra.

Los datos sobre el futuro de los restaurantes tras el nuevo dpcm, que obliga al cierre de actividades a las 18.00 horas, son dramáticos.

El nuevo dpcm del Premier Giuseppe Conte, que ordena el cierre de los bares, restaurantes y heladerías a las 18:00 pm, será un golpe de gracia para muchos restaurantes.

Los meses de apertura tras el cierre, de hecho, no fueron suficientes para devolver los ingresos a un nivel aceptable tras la cuarentena, gracias al temor de la población a entrar en contacto con el virus y al enorme daño económico que vivieron millones de italianos.

A raíz del decreto, por lo tanto, son muchos los restauradores que se enfrentan a la necesidad de elegir si seguir adelante o detenerse y cerrar completamente la actividad.

Muchos están reduciendo el personal al mínimo. Otros han decidido cerrar al menos hasta el final de la vigencia del dpcm. La sombra de la bancarrota pasa por la mente de la mayor parte de los restauradores.

Datos sobre restauradores
El cierre a las 18.00 horas, según las primeras estimaciones de Fipe-Confcommercio, pondrá en riesgo el futuro de al menos 15.000 bares y 40.000 restaurantes y pizzerías.

Te puede interesar:

Un total de más de 50.000 empresas próximas a la quiebra. La mayoría de estos negocios están ubicados en el centro de las ciudades, donde en muchos casos los gobernadores regionales han impuesto la prohibición de estar en pie para consumir alimentos y bebidas.

Los gastos en los que han incurrido los restauradores para poder abrir, para que el local cumpla con las medidas higiénico-sanitarias contra el Covid-19, y continúe soportando, son de hecho enormes.

Demasiados frente a la reducción de ingresos y para muchos ahora mantener el restaurante abierto y pagar el personal es insostenible.

Alarma de Confcommercio: “Necesitamos ayuda”
Fipe-Confommercio, ante tales estimaciones, ha dado la alarma.

“Necesitamos ayuda focalizada, el crédito fiscal, solo para liquidar los despidos ya no es suficientes, así que cerraremos todos. Era necesario intervenir antes para no llegar a este punto. Estamos realmente muy preocupados ”, dijo el gerente general Roberto Calugi al periódico Il Messaggero.

Te puede interesar:

El Monopatín el nuevo terror para las calles de Italia

Coronavirus: La foto de los enfermeros exhaustos