in

El último Adiós a las víctimas de Covid en Italia

La ciudad lombarda, la más golpeada por la pandemia en el país, Bérgamo, brindó un funeral colectivo y simbólico a las muchas víctimas de Covid-19 que no pudieron ser despedidas durante los meses de confinamiento y máxima emergencia.

La ciudad italiana de Bérgamo (norte), la más azotada por la pandemia en este país, honró hoy a sus muertos por coronavirus con un réquiem en el cementerio al que asistió el jefe del Estado, Sergio Mattarella.

El acto tuvo lugar en la explanada de entrada al cementerio y contó con una orquesta y un coro que, manteniendo la distancia de seguridad, interpretaron el la “misa de réquiem” que en 1835 compuso uno de sus ciudadanos más ilustres, Gaetano Donizetti (1797-1848).

Los vecinos de la provincia no pudieron acudir a la conmemoración por las medidas de seguridad contra los contagios pero estuvieron representados por sus 243 alcaldes, todos respetando la distancia.

El presidente Mattarella llegó junto al gobernador de la región de Lombardía, Attilio Fontana, y el alcalde de la ciudad, Giorgio Gori, todos con mascarilla, y nada más entrar realizó una ofrenda floral junto a la capilla del camposanto.

“Esta tarde en Bérgamo está la Italia que sufrió, que fue herida y lloró, y que queriendo retomar el pleno ritmo de la vida, sabe que no puede olvidar lo vivido (…) Bérgamo hoy representa toda Italia, al corazón de la República”, dijo el jefe del Estado.

De este modo la ciudad lombarda brindó un funeral colectivo y simbólico a las muchas víctimas que no pudieron ser despedidas durante los meses de confinamiento y máxima emergencia.

BÉRGAMO, EL EMBLEMA DE LA TRAGEDIA EN ITALIA

Bérgamo, una monumental y antigua ciudad a los pies de los Alpes, se convirtió en la gran herida de Italia en los momentos más duros de la pandemia, los meses de marzo y abril.

El 21 de febrero se confirmó el primer contagio en la cercana localidad de Codogno y desde entonces el contagio corrió como la pólvora por toda la región de Lombardía, con especial incidencia en esta provincia, que pronto se vio desbordada.

Para la historia quedan ya las imágenes de las largas filas de camiones militares sacando féretros de la ciudad para incinerarlos en otros lugares porque ya no se daba abasto, o las cientos de esquelas en las páginas de los periódicos locales.

En la provincia, de un millón de habitantes, se contaron más de 14.000 contagios y 2.800 muertos, pero se cree que pueden ser el doble pues a muchos fallecidos no se les practicó la prueba y además la mortalidad ha repuntado notablemente respecto a años anteriores.

EL ENFADO DE LOS FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS

El homenaje contó más que nada con la presencia de políticos y las víctimas de los familiares estuvieron representados por el presidente del comité “Noi denunceremo” (Nosotros denunciaremos), Luca Fusco, que batalla para pedir justicia tras perder a su padre.

La decisión de no invitar a una amplia representación de los parientes de los fallecidos ha suscitado numerosas críticas.

Por su parte el presidente del comité pidió no compartir espacio con el gobernador de Lombardía, Attilio Fontana: “Espero que aproveche la ocasión y que, ante el cementerio, símbolo de una hecatombe, pida públicamente perdón a los ciudadanos”, ha reclamado.

Su organización se encarga de recabar denuncias y ya las ha llevado a la Fiscalía, que investiga esos días en los que se fraguó la tragedia.

La pregunta de fondo es por qué no se aislaron desde el primer momento algunos focos de la provincia de Bérgamo, como los pueblos de Nembro Alzano, como se hizo con diez localidades de Lombardía y una del Véneto (norte) en las que los casos se disparaban.

Los familiares sospechan que se priorizaron los intereses económicos, pues lo provincia alberga importantes industrias.

Los fiscales ya han interrogado, a título informativo, a Fontana y al primer ministro, Giuseppe Conte, y otros ministros.

El gobernador lombardo ha llamado a evitar las discordias y, al defender su gestión, aseguró que en un primer momento la previsión en Lombardía apuntaba a 80.000 muertos.

LOS ÚLTIMOS DATOS DE LA PANDEMIA EN ITALIA

Italia, con su desescalada prácticamente terminada y sus fronteras abiertas a Europa, sigue registrando cada día contagios de coronavirus, pero mucho más contenidos que en los peores momentos.

En las últimas veinticuatro horas ha confirmado 22 muertos con el patógeno, un repunte respecto a los del sábado, lo que aumenta el balance a las 34.738 víctimas mortales.

En total se han infectado 240.310 personas en el país desde que el 21 de febrero pasado se registrara el primer contagio local.

La cifra de 22 muertos es uno de los menores aumentos de toda la crisis, aunque es superior a los 8 registrados el sábado, que fue el dato más bajo desde el 1 de marzo.

Te puede interesar: Coronavirus: Alemania entra en cuarentena nuevamente

Italia tiene que reabrir o las personas morirán de pobreza

Denuncias de familiares de muertos por Covid-19 en Italia