Regularización, en el gobierno el partido ya inició - Expreso Latino

Primera plana

sanatoria italia latinoamericani

Se trabaja por "medida transitoria" para salvar familias y empresas de las sanciones y dar un permiso de estadía a los trabajadores inmigrados. Pero hará falta superar las objeciones del ministerio del Trabajo y las preocupaciones de la Unión Europea

 

 

 

 

 

Roma 27 Junio 2012 - No la llamen “Sanatoria", o , se cae el mundo. Quién está dandole forma también a una cierta reticencia, para hablar abiertamente de "emersión." Mejor "medida transitoria", pero de todos modos, eso, es lo que todos están esperando.

El gobierno razona concretamente sobre una regularización que dará un permiso de estadía a cientos de miliares de trabajadores extranjeros, pero que sobre todo (el verdadero motor, como siempre, es esto) pondrá al seguro familias y empresas de las nuevas y más severas sanciones que afectarán a quién da trabajo a un inmigrado irregular.

Partida difícil y sobre más mesas. Con el ejecutivo llamado a acoger la norma 2009/52/CE, para el lanzamiento de un decreto legislativo que tenga en cuenta las observaciones del Parlamento y en particular el parecer del Senado que pide un salva vidas para empresarios e inmigrados. Una solución sugerida hoy también por la organización Internacional para las Migraciones.

Ya gira entre los ministerios interesados una notificación escrita en los despachos de Andrea Riccardi. Fue el mismo ministro de la integración, cuando el gobierno estuvo metido en la versión preliminar del decreto legislativo sobre la sanciones, a decir que habría sido "oportuno definir normas de transición, como generalmente ocurre en estos casos."

Palabras que enojarón al usual Maurizio Gasparri: "El gobierno - exaltó - no piense en Sanatorias."

Con el debido respeto a Gasparri, el PDL, sin embargo, ha cambiado de opinión. La opinión a favor de la legalización de hecho fue aprobada en el Senado con los votos del partido de Alfano. Y fue Saltamartini Felipe, como se indica en el informe de la reunión conjunta del 5 de Junio la comisión de Asuntos Constitucionales y de Justicia, al decir que “sirve un período transitorio en el que las partes interesadas puedan cumplir voluntariamente con la ley y evitar las sanciones más graves a través de la emersión de la relación de trabajo irregular."

Si el problemita político parece en fin superado, ahora hace falta convencer a los técnicos. Hace unos días, el ministro del interior Anna Maria Cancilleres ha dicho que "un País no puede pasar la vida de una sanatoria a la otra" y, pulsa sobre "la necesidad de regularizar a quien tiene ya un trabajo, aunque es complicado." Fuentes del gobierno dicen pero que al Viminal los juegos no están para nada cerrados y que aquellas complicaciones serían superables.

Parece más difícil, al momento, convencer a los expertos del ministerio del Trabajo, los mismos que han parado un nuevo decreto flujos. En la calle Fornovo se cree de hecho que también una emersión poco se junta con el actual momento de crisis, porque los regularizados entrarían en competición con aquellos trabajadores extranjeros, todavía regulares, que han perdido el puesto de trabajo y que la reforma Fornero tratará de protejer, alargando la duración de los permisos de residencia por espera de ocupación.

Hay, tambièn otro interlocutor importante, la Unión Europea. A pesar de que llega directamente de Bruselas la norma que acogeremos, no será de hecho, fácil hacer digerir a nuestros vecinos la "medida transitoria", de hecho una nueva repentina e inesperada horneada de inmigrados regulares que, han conseguido el anhelado permiso de estadía, podrían, despuès, circular libremente en el viejo continente y abandonar Italia para establecerse irregularmente en otros Países.

Alta la propuesta en juego, arduo el camino para alcanzarla. Pero el juego ha comenzado y en las próximas semanas, podemos iniziar las apuestas, será una jugada a la luz del sol.