Es prohibido despedir por maternidad o matrimonio - Expreso Latino

Primera plana

Entérese la tutelas para los extranjeros.

Roma, viernes 27 de mayo de 2011
- A continuación guía para los trabajadores en casos que pierdan sus puestos de trabajo. Entérese como concer sus derechos y las prohibiciones de despidos cuando una persona va en maternidad o quiere formar una familia

La prohibición del despido de trabajadores por matrimonio y por maternidad.


En Italia, el derecho a la unidad familiar y a la formación de la familia es un derecho reconocido y protegido por la Constitución. Por lo tanto, se prohíbe despedir un trabajador por matrimonio.



De otro lado, está prohibido el despido para el padre de familia trabajador, en caso de que éste desee disfrutar de sus vacaciones o permiso por paternidad (este permiso dura hasta el primer año del niño) y de la trabajadora dura el lapso de tiempo por maternidad.

La prohibición de éste despido para la mujer en maternidad va a fines del inicio del período de gestación y hasta el primer año de edad del niño, o en caso de aborto o de muerte del hijo durante los primeros tres meses después del parto.

La trabajadora que se despidió durante el período protegido, (tutelado por la ley),  tiene el derecho a recuperar su puesto de trabajo trámite la presentación de un certificado que compruebe el estado de gestación en el período de despido, dentro de 90 días en que perdió el trabajo.

En éstos casos el despido se anula, como si nunca hubiese sido aplicado.

Noticias relacionadas

El despido en caso de enfermedad


La enfermedad del trabajador de por sí, no puede ser causa de despedida. Si el trabajador está enfermo es suficiente que envíe el certificado médico al empleador para que tutele su puesto de trabajo.

Solo en determinados casos, la enfermedad puede ser causa de despido. La enfermedad puede provocar el despido del trabajador por “justa causa” en el cual por motivos de su enfermedad no lleve a termine su trabajo.

Puede ser motivo de despido si después de una visita de control del médico, el trabajador no se encuentre en reposo, en su casa, sin tener una justificación por el motivo de su ausencia. En éstos casos, se prevé sanciones menos graves como el despido, como por ejemplo, puede sí ser motivo para que le llegue una carta de reclamo.

La ley prevé, además, un período máximo de enfermedad en el tiempo de su contrato de trabajo (a menudo, establecido en el contrato colectivo que disciplina el contrato de trabajo) pasado éste período de tiempo, el despido puede ser considerado legítimo.

La tutela del despido para los extranjeros

Cuando se trata de un despido ilegítimo el extranjero es tutelado así como lo es un ciudadano italiano. El extranjero comunitario que pierde el puesto de trabajo, tiene que buscar otro trabajo para no perder los requisitos que le consientan residir en Italia.

El extranjero extracomunitario regular, con el “permesso di soggiorno”, que pierde el puesto de trabajo, debe presentarse en el Centro “per l’impiego”, dentro de 40 días del despido para declarar la disponibilidad de trabajo.

El empleador debe comunicar  al “centro per l’impiego” y a las ventanillas (sportello unico) dentro de 5 días del despido o la dimisión.

Para los trabajadores doméstico, comunicar la interrupción de su trabajo va hecha al INPS, a través de los módulos presentes en el web www.inps.it

El trabajador extracomunitario que pierde el puesto de trabajo, después de haber declarado su disponibilidad puede solicitar un “permesso di soggiorno” en esperas de ocupación, que dura seis meses, en la oficinas de inmigración de la “Questura” competente por territorio. De otro lado, puede tener derecho a la indemnización por desocupado, si cuenta con ciertos requisitos.

El “permeso di soggiorno”, del ciudadano extracomunitario que viene despedido o que renuncia, es válido hasta la fecha de vencimiento. Dentro éste período el extranjero debe encontrar un nuevo trabajo, sino el “permesso di soggiorno” (permiso de estadía) no será renovado, en el caso,  que sea inscrito en el “centro per l’impiego” será renovado por un permiso en esperas de ocupación siempre válido por seis meses.

El trabajador extracomunitario que no sea en regla con el permiso de estadía y es despedido no tendrá  la posibilidad de tener un “permesso di soggiorno” tampoco podrá disfrutar de la tutela para la reintegración en su puesto de trabajo.

Las tutelas en éste caso se refieren a las faltas de pago de los sueldos y de la indemnización, que no haya disfrutado, tal como lo prevé el contrato colectivo relacionado al trabajo realizado, que podrá hacerlo válido delante de un abogado de competencia en los juzgados.

En efecto, también al trabajador clandestino o con un trabajo en negro, tiene derecho a recibir su sueldo hasta el último día de servicio y a recibir todos sus derechos tal y como lo prevén los contratos nacionales. Noticias relacionadas