Bolivia: Crece distancia entre Morales y la base indígena - Expreso Latino

Primera plana

Los campesinos amenazan con impedir eventual reelección de Morales

Roma, 15 de febrero de 2012 -
"Tras aprobar la Constitución, Morales se alejó de su discurso inicial de empoderar a los indígenas y optó por un giro pragmático hacia una visión desarrollista y nacionalista", comentó a la AP la analista María Teresa Zegada, profesora de sociología de la universidad estatal de Cochabamba. "Ha privilegiado su permanencia en el poder dejando de lado la construcción de la plurinacionalidad y eso ha tensado las relaciones con sus bases".

Morales anunció el año pasado la construcción de la carretera en medio de una reserva indígena, sin consultarle a los habitantes de esas tierras, en las que unos 15.000 indígenas viven de la caza, la pesca, la recolección de frutas y la agricultura. Los indígenas temen que lleguen colonos y que su hábitat sea destruido.

Una marcha de indígenas desde la selva hasta La Paz obligó a Morales a dar marcha atrás. El presidente ahora abrió nuevamente el debate. Morales calificó a los disidentes de golpistas a los detractores de la carretea porque, considderó que estaban confabulando con la oposición y llamó chantajistas a los guaraníes en su discurso del 22 de enero al cumplirse dos años del Estado Plurinacional.

Sí, porque a la protesta se añaden los guaraníes, tercera etnia del país después de quechuas y aymaras. Refiriéndose a los Guaraníes el presidente habó sin medios tonos : "Nos piden 35 millones de dólares de una inversión de 160 millones. Lindo sería una consulta para evitar la contaminación, pero es una consulta para chantajear. ¿Cómo a un grupo de hermanos vamos a pagar 35 millones de dólares?".

Morales se refirió a la comunidad guaraní de Takovo Mora, que se queja porque no la consultaron al aprobar una licencia para una planta de gas. Los indígenas afirman que jamás pidieron dinero, sino que se haga una consulta, como disponen las leyes.

El ex ministro de Hidrocarburos José Luis Gutiérrez declaró a la AP que los indígenas "asumieron una posición política" y un discurso ambientalista radical. "No velan por los intereses de la tierra, sino por intereses económicos. Buscan una tajada. Reclaman 10% de cada proyecto, eso es mucho". Y añadió que
la nueva Constitución que impulsó Morales "abrió la participación a todos, pero se está abusando de esas libertades para caer en el libertinaje".

A fines de enero varios aliados del presidente Morales participaron a un banquete en un club exclusivo ofrecido por el gobernador de la provincia de Santa Cruz y líder conservador, Rubén Costas. "Nunca faltan traidores", declaró Morales al saber que el presidente de la Central Indígena de Pueblos del Oriente Boliviano (CIDOB) Adolfo Chávez, participaba en el mismo.
De otro lado en la bancada oficialista de la Asamblea Legislativa, cinco legisladores se salieron del Movimiento al Socialismo de Morales y el gobierno perdió así la mayoría absoluta de dos tercios en la cámara baja, aunque la mantiene en el Senado.