Benedicto XVI: “el hambre es fruto del egoísmo” - Expreso Latino

Primera plana

El papa en una Conferencia en la Fao: “Es hora de un desarrollo conjunto”.

altRoma, viernes 01 de julio de 2011 –Hoy, Benedicto XVI en la 37° Conferencia de la Fao expresó a los participantes su condena de poner fin a la explotación y el derroche de los recursos naturales. Así lo informó fuentes de Avvenire.

"El objetivo de la seguridad alimentaria es un requisito auténticamente humano, somos conscientes", pero "ofrecer a las generaciones presentes y futuras significa también la protección a la frenética explotación de los recursos naturales porqué la carrera del consumo y los derroches  parece hacer caso omiso de cualquier atención a la diversidad genética y biológica, tan importantes para las actividades agrícolas”, dijo el pontífice.

Para Benedicto XVI, "la idea de la propiedad exclusiva de éstos recursos se opone a la llamada de Dios a  hombres y mujeres, porque en el" cultivar y cuidar la tierra se promueva un uso participativo de la bienes de la creación, objetivo que la actividad  multilateral y las normas internacionales sin duda pueden ayudar a lograrlo ".

El Papa se queja de que "Millones de niños" no tienen comida, "están condenados a una muerte temprana, un retraso en sus formas físicas y psicológicas y forzados a la explotación a fin de recibir un mínimo de alimentos."

"En este momento en el que  muchos problemas afectan  las actividades agrícolas,  se suman  nuevas oportunidades para ayudar a aliviar la tragedia del hambre, que Ustedes pueden hacer funcionar - recuerda el Papa a los delegados de los gobiernos de los cinco continentes, reunidos en estos días en Roma.alt

“Porque a través de la garantía de una alimentación que responda a las necesidades alimentarias, cada persona pueda crecer de acuerdo a su dimensión de criatura hecha a imágen de Dios”.

"Esta es la esperanza y la intención que tengo por manifestar. Al mismo tiempo a todos ustedes y a vuestro trabajo, invoco la abundancia de las bendiciones divinas" ,- concluyó el Papa.