Almuerzos para preparar en pocos minutos. Recetas rápidas para tu almuerzo veloz - Expreso Latino

Primera plana

Comer bien en ocasiones es todo un reto.

Muchos de nosotros no podemos darnos el lujo de pasar horas en la cocina disfrutando de elaborar una deliciosa y nutritiva receta.

Debido a esto, optamos por alternativas poco saludables como las comidas rápidas o preparaciones poco balanceadas para salir del paso y poder continuar con nuestra atareada rutina.

Aquí te invitamos a conocer 4 sencillas recetas que puedes preparar en esos días que parecen no tener fin. Cualquiera de estas opciones puede cocinarse en 10 minutos; no te quitan mucho tiempo y sí te permiten hacer una pausa saludable a la hora de almorzar y llenar tu cuerpo de energía.

1. Pasta carbonara

Esta receta del clásico plato de comida italiana es una verdadera delicia; lo mejor de todo es que no te toma mucho tiempo prepararla y sólo necesitas estos ingredientes (para dos personas):

200 gramos de pasta.

200 gramos de crema de leche.

6 tiras de tocineta.

Medio cubo de caldo concentrado (de res o pollo).

50 cl de vino blanco seco. Sal y pimienta al gusto.

Una vez que tengas todo lo anterior, sigue estos pasos, sólo tardarás 10 minutos: En una olla tapada pon a hervir agua con sal para cocinar la pasta. Corta las tiras de tocineta en cuadritos y ponlas en una sartén caliente a fuego medio sin agregar grasa extra como aceite o mantequilla.

Una vez que la tocineta haya soltado su grasa y esté un poco dorada, vierte el vino blanco y espera dos minutos a que el alcohol se evapore.

Para este momento, el agua en la olla debió hervir; lleva la pasta a cocinar según el tiempo de cocción que indique el empaque (debería variar entre 3 y 7 minutos).

Agrega la crema de leche, el medio cubo de caldo, la sal y la pimienta a la salsa con tocineta y mezcla bien. Una vez esté la pasta, pásala por el coladero y mezcla con la salsa. ¡10 minutos y estás listo para comer!

Te sugerimos agregar un poco de queso parmesano rayado para darle un sabor extra a esta fácil receta.

Cuscús con pollo y especias  

En muchos países el cuscús es poco conocido y esto lo convierte en un plato exótico y poco común. Sin embargo, la preparación de este alimento a base de sémola de trigo es extremadamente fácil y las recetas que se pueden elaborar son muy variadas y versátiles.

Atrévete a prepararlo, sólo necesitarás (para dos personas):

200 gramos de cuscús (sémola de trigo).

Media pechuga de pollo sin grasa.

100 gramos de tomates cherry.

Una pizca de comino, cúrcuma, sal y pimienta.

Un pequeño atado de cilantro.

40 gramos de maní salado.

Un poco de aceite vegetal.

Cuando tengas los ingredientes sigue estos pasos: En una olla pon a hervir 200 cl de agua con sal. Pica finamente el cilantro. Corta el pollo en tiras pequeñas. Calienta el aceite en una sartén y sofríe las tiras de pollo hasta que estén doradas.

Agrega los tomates, el cilantro, el comino, la cúrcuma, la sal y la pimienta al pollo, y deja cocinar por dos minutos más. En este punto el agua en la olla ya debió hervir. Apaga el fuego, vierte el cuscús en el agua y espera a que éste crezca.

Cuando el cuscús esté listo, mezcla con el pollo y agrega el maní. Ahora puedes disfrutar de tu rápido, delicioso y saludable almuerzo. A esta receta le puedes agregar vegetales cocidos al vapor para hacerla más completa.

Omelette

Este es un clásico de la cocina francesa para salir de apuros y deshacerte de los pequeños restos de comida que quedan en el refrigerador.

Un omelette puede ser tan versátil como tu imaginación lo permita. Puedes prepararlo con carnes frías, vegetales y quesos. Aquí te damos una sugerencia, pero siéntete libre a la hora de cocinar y usa todo aquello que tengas en el refrigerador.

Para nuestra versión de omelette sugerimos los siguientes ingredientes (para dos personas) : 4 huevos. 50 gramos de crema de leche.

1 cucharada de mostaza de Dijon.

2 tajadas de jamón (cerdo, pavo o artesanal).

2 tajadas de queso (preferiblemente maduro).

4 hojas de espinaca.

100 gramos de champiñones tajados.

Una pizca de sal y pimienta.

Un poco de mantequilla.

Para prepararlo sólo debes: Batir los huevos en un recipiente de fondo redondo. Añadir a los huevos batidos la crema de leche, la mostaza de Dijon, la sal y la pimienta. Cortar las tajadas de jamón y queso en tiras finas.

Derretir la mantequilla a fuego medio en una sartén mediana . Agregar los champiñones tajados, el jamón y la espinaca, una vez que la mantequilla esté espumeante. Añadir la mezcla de huevos a la sartén y dejar cocinar por dos minutos a fuego medio o bajo cuando los champiñones y la espinaca hayan soltado su jugo.

Agregar las tiras de queso a la mezcla. Doblar en dos el omelette y dejar en el fuego hasta que el huevo esté completamente cocinado. Ya sabes cocinar un rico y sencillo plato para calmar el hambre con estilo en esos días en los que no te queda tiempo.

Sándwich baguette

Esta es una opción práctica para llevar en el morral, no necesitas calentar tu almuerzo y puedes comerlo en cualquier lugar. Haz que los días de prisa sean días de pícnic en tu hogar o en el trabajo y deléitate con un copioso sándwich.

Para dos personas necesitarás:

Un pan baguette.

Dos cucharadas de mostaza de Dijon.

Mantequilla.

Queso crema.

Sal y pimienta.

Orégano (seco o fresco).

Un tomate.

4 rodajas de queso amarillo.

4 tajadas de jamón (de cerdo, pavo o artesanal).

Rúgula fresca.

Ahora que tienes los ingredientes, sólo sigue estos pasos: Divide en dos el pan baguette de forma vertical. Unta en una cara del pan la mantequilla seguida de la mostaza de Dijon; y en la otra el queso crema. Corta el tomate en rodajas finas y repártelas a lo largo de una cara del pan. Espolvorea el orégano sobre las rodajas de tomate. Dobla en dos las tajadas de queso y jamón y distribúyelas encima de los tomates y el orégano. Lava las hojas de rúgula y dispérsalas sobre el jamón y el queso. Agrega la sal y la pimienta. Corta en dos ambas caras del pan y arma dos sándwiches. Ahora puedes envolverlos usando el empaque original del pan o empleando papel plata, y empacarlos para llevar a cualquier parte. Olvídate de complicaciones y disfruta de este práctico almuerzo que puedes preparar en menos de diez minutos.

Fuente: Delicias