Regularización. Muchos obstáculos, demasiadas dudas - Expreso Latino

Inmigración

Regularización. Muchos obstáculos, demasiadas dudas

Entre aclaramientos que no llegan a los empleadores que no quieren pagar, no se espera un boom de solicitudes. Bove (Cisl Milano): “Vinieron ciénes, pero solo cinco están listos” 

 

 

 

 

 

 

 

 

Roma, 17 Septiembre 2012 – A pocas horas de la apertura de la regularización hay mucha quiete. Y no hay señales de tempesta. Todo supone que cuando a las 8.00 horas del 15 de septiémbre iniziará el envío online de las soliccitudes de la línea de partenza será decididamente poco concurrido. Y se necesitarán de algunos días antes de que la pista se llene.

A decidir el flujo de la nueva regularización no fue por eso la cantidad del mundo hasta ahora sumergido que hay que hacer emergir, sinó las acorchaduras a través de las que se quieren alcanzar el objetivo. Los requisitos de acceso son severos, la cuenta de pagar es salada y algunos pasos son todavía obscuros. Sólo cuando estos serán aclarados se podrá tener un aumento de las solicitudes.

En un estudio lanzado hoy de la Fundación Leone Moressa se lee que los trabajadores extranjeros “regularizables” son 380 mil. Pero son los mismos investigadores que ponen sus manos delante cuando subrayan que “la estima corresponde a la potenncial platea por regularizar, pero se pueden hacer hipótesis, propio por las características de ésta sanatoria, que la cifra puede ser inferior”.

Ésta es una análisis muy difundida entre quién ayudará a los trabajadores a presentar las solicitudes. “Por el momento rescontramos un flujo menor respecto a el de la santoria del 2009 y llegan casi sólo inmigrados, aunque si dicen que toman informaciones para los empleadores. A menundo no podemos dar respuestas ciertas, porque hay todavía una cierta vaguedad, por ejemplo, sobre los documentos válidos para probar la presencia en Italia” dice Vincenzo Annibaliano, responsable de la oficina inmigrados de la Cgil de Nápoles.

“La impresión – sostiene el sindicalista – es que ésta ves por parte de los empleadores haya menos ganas de regularizar. El costo es alto, pero sobre todo la habitud de tener a la gente en negro es todavía muy difundifo, porque hace falta un verdadero castigo. También con la nueva ley, la denuncia de parte del trabajador es un camino poco percorrible, porque, a parte de los casos de grave explotación, se arriesga la expulsión”.

Los Consulentes del Trabajo preveen una partenza a escondidas. “Entre los empleadores hay una gran espera, quieren claridad sobre la demostración de la presencia en Italia, pero también, por ejemplo, otros detalles concernientes el pago de los seis meses de atrasados. Sólo cuando tendrán la razonable certeza de poder regularizar presentarán la solicitud” dice Silvia Bradaschi de la Fundación Studi del consiglio nazionale dell’Ordine.

“Los costes para los empleadores, sin embargo, son altos y hubiese sido auspicable un pago a ratas” subraya la experta, citando los ejemplos reportados también en una guía publicada hace algunos días por la Fundación Estudios “ Los contributos retrasados, contributos y fiscales de una metalmecánico de tercer nivél cuesta a la empresa doce mil euros. Y tambien la cuenta para una ayudante doméstica part – time no es bajo, acerca de dos mil ochocientos euros”.

También las ventanillas de la Cisl de Milán, donde se tienen asambleas cuotidianas sobre la regularización, la pregunta más frecuente concierne la prueba de presencia. “Muchos están aquí desde hace años, pero llegarón haciendo escalos en otros Países de la area Shengen y entonces, por ejemplo, tienen en el pasaporte un sello español. Serán excluídos? Podrán presentar el billete aéreo?· pregunta Marurizio Bove, responsable inmigración del sindicato.

“También donde nosotros – confirma – vienen casi solamente trabajadores extranjeros y a menudo dicen que el empleador no los quieren regularizar porque los costos son muy altos y la empresa está en crisis. Después hay muchos domésticos que trabajan por horas para varias familias, que pero no podrán ponerse juntos para presentar la solicitud”.

Nada boom de solicitudes, entonces? “No, almenos al inicio. Sobre cientos de personas que han pedido informaciones en la última semana, hasta ahora ninguna había pagado mil euros de contributo concordado. Y sólo cinco han dejado los contactos para fijar una cita e inviar a través de nuestras ventanillas la solicitud de regularización”

Elvio Pasca

C.Z.León