Regularización. Mastrapasqua (INPS): “Sirve solo si después las relaciones se mantienen” - Expreso Latino

Inmigración

alt

Desaparecidos siete contratos sobre diez de la sanatoria del 2009, una derrota. Me apelo al sentido cívico de los trabajadores de trabajo”

 

 

 

 

 

 

Roma, 6 Septiembre 2012 – “Cada vez que se hace una sanatoria no es para importar mano de obra, sino para regularizar la que ya existe: son propósitos positivos y condivisibles. Pero si es importante hacer salir a la lúz, y más importante es que se queden con el trabajo regular”

Antonio Mastropasqua, presidente del Inps, sostiene que la regularización tendrá sentido sólo si la declaciones de trabajo llevadas a la lúz del sol no se interrumperan apenas será entragado el permiso de estadía al trabajador.

Hay el riesgo, como demuestran los datos sobre la regularización de trabajadores domésticos del 2009. “han habido 235.00 regularizaciones - recuerda Mastropasqua - un número muy grande, salió a la lúz mucha mano de obra que hasta aquel momento había sido pagada iregularmente”. Hasta el primero de junio de 2012, el 70% desapareció, terminaron sus relaciones de trabajo y se quedó sólo el 30%.

Paradosalmente el trabajador entró de nuevo en el mundo de la irrgularidad”

“Esta – comenta el número uno del Inps – es la derota para operaciones de este tipo. Sirven políticas de verificación de estos provedimentos de emersión para evitar que la ventaja para el trabajador se vuelva una microventaja para que el empleador después tenga más oportunidad de no pagar a la persona uficialmente. Así se banaliza lo que ha sido una grande tarea sea de parte del Estado que de los trabajadores”.

Proprio en el trabajo doméstico es más difícil encontrar lo escondido. “El Inps – concluye Mastropasqua – no puede ir a las casas y controlar. Yo me apelo al sentido cívico de cada uno: imaginar que los inspectores del Instituto toquen a las puertas es un reclamo triste a una sensibilidad social y ética que creo que cada uno tenga que tener almenos al interno de la propia casa”.