La propuesta: Fuera los gitanos ladrones de los autobuses italianos para evitar problemas - Expreso Latino

Inmigración

El alcalde de Borgaro, en el norte de Italia, ha propuesto desdoblar una línea de autobús de modo que los ciudadanos de la localidad y los gitanos acusados de violentos y ladrones, no compartan el mismo transporte público.

 

 

 

 

6.11.2014 - El alcalde de Borgaro (norte de Italia) ha propuesto desdoblar una línea de autobús para evitar que viajen en el mismo vehículo ciudadanos de la localidad y gitanos de un poblado acusados de violentos y que emplean ese medio de transporte.

Esta idea, según publicó el diario 'La Stampa', está destinada a evitar que prosigan los enfrentamientos entre los vecinos de esta localidad de la periferia de Turín e inmigrantes gitanos, de quienes se critica su actitud incivil y sus comportamientos agresivos a bordo. Se trata de la línea 69, que parte de la plaza Stampalia de la capital piamontesa en dirección a Borgaro, pasando por el poblado chabolista donde viven los gitanos.

SIGUE EXPRESO LATINO EN FACEBOOK

Esto hace que tanto los vecinos de Borgaro como los gitanos tengan que emplear el mismo medio, lo que provoca algunos momentos de tensión. Ante esta situación y para zanjar las críticas de los vecinos, el alcalde del municipio, Claudio Gambino, ha propuesto desdoblar el recorrido en dos líneas que partirían del mismo punto, Turín, para alcanzar dos destinos diferentes: Borgaro y el poblado.

'La Stampa' recoge algunos testimonios que aseguran haber asistido a robos y agresiones como la sufrida recientemente por una muchacha a quien un grupo de gitanos le cortaron el pelo. Sucesos como estos llevaron a las autoridades locales a destinar un policía municipal de manera constante en el autobús, si bien esta medida fue abortada dos semanas después.

SIGUE EXPRESO LATINO EN FACEBOOK

Este ha sido en los últimos tiempos un "tema caliente" en el consistorio de la ciudad, que ha llevado a los vecinos a recoger firmas y a movilizarse a través de las redes sociales para pedir la intervención de las instituciones locales.

Ante las críticas que tachan al equipo de gobierno de racista, el ayuntamiento de Borgaro se defiende negando el calificativo y señalando que solo se trata de "un modo para resolver un problema que aumenta desde hace demasiado tiempo".

El alcalde, del Partido Demócrata (en el Gobierno de Italia), señala que esta sería "la mejor solución para todos" y ya ha anunciado que consultará próximamente al fiscal sobre la viabilidad jurídica de su plan.

SIGUE EXPRESO LATINO EN FACEBOOK