Dossier Caritas: 600 mil permisos no renovados - Expreso Latino

Inmigración

Inmigración no aumentó aunque llegaron otros 600 mil. Los no renovados o se fueron o ahora son clandestinos

Roma, jueves 27 de octubre de 2011 - La población extranjera en Italia no aumentó en el último año, si bien llegaron unos 600 mil nuevo inmigrantes. Esto debido a que otros 600 mil 'permisos de estadía en espera de ocupación' no fueron renovados por falta de un contrato de trabajo. Por lo tanto esas personas o se volvieron a su país de origen o están en la clandestinidad.

Foto. Panoramica del auditorio del Teatro Don Orione en donde fue presentado el Dossier

Lo indica el 21° Dossier de la Caritas de Italia, realizado por la Caritas Italiana junto a la Fundación Migrantes, y a organizaciones internacionales, estrutcturas públicas y movimientos sociales. 

El coordinador del dossier, Franco Pittau consideró que es "un problema muy serio que se haya bajado de un año a seis meses el plazo del permiso de estadía en espera de ocupación, porque en un momento de crisis no siempre es fácil encontrar un nuevo trabajo en seis meses".

Recordó que en Italia "los niños de origen extranjero son casi 700 mil, que de cada cinco nuevos nacidos uno es de una madre extranjera" que el diez por ciento de la fuerza trabajo es de inmigrantes y que los titulares de empresas son 230 mil y que logran crecer a pesar de la crisis".

Las personas cristianas no católicas son 2,5 millones, hay 1,5 millones de musulmanes y  200 mil que pertenecen a religiones orientales. Pero también en las cárceles existe el facto inmigratorio con un tercio de su población.

Un dato importante, indicó Pittau es que "más de 600 mil ciudadanos extranjeros residentes se consideran italianos".

La inmigración además tuvo un crecimiento exponencial desde 1990 hasta hoy. Se pasó del uno por ciento de la población al 7 por ciento. De 20 mil menores se ha llegado a un millón.

Entretanto visto que en Italia "la población seguirá envejeciendo sirven personas para asistencia. Baste pensar que en el 2050 el 25 por ciento de la población italiana tendrá más de 65 años" dijo.

Sobre el temor que el 7 por ciento de población inmigrada en Italia pueda poner en riesgo cultura, tradición y religión, Pittau recordó que "no se puede ser más papistas que el Papa, y que es necesario considerar a los de otra religión como hermanos". Invitó por lo tanto a ser "predicadores de respuestas más serenas".

Aqui es bueno recordar el mensaje del Papa por la jornada internacional del Migrante que considera las migraciones una oportunidad para difundir el Evangelio.

"La inmigración-dijo el coordinador- claro que trae algunos problemas, pero muchos podrían ser evitados visto que la legislación no ayuda. Cuando pienso que un repatrio forzado le cuesta al Estado 10 mil euros, me vienen ganas de llorar".

"Más allá de los problemas -añadió- traen enormes beneficios. Consumen un 7 por ciento del pil pero  crean casi el doble. Son más jóvenes con una media de 32 años respecto a los 44 de los nuestros; pagan 7.500 millones de euros en contribuciones y pocos son los que se van en pensión".

Y concluyó "podemos ayudar a los inmigrantes y ellos nos pueden ayudar a nosotros. O sea "Más allá de la crisis, juntos".