Playas libres o privadas en Italia. Cómo funcionan?

Las libres son gratuitas, mismo si con algunos servicios de base

Como en todos los veranos se piensa  a las playas para un baño de mar o broncearse. Como en cada año los problemas se repitan: los costos de las playas privadas suben y los tiempos de viaje se alargan, especialmente los sábados o domingos.

Para quien tiene pocas posibilidades económicas una óptima solución es ir a las ‘spiagge libere’. Para quien vive en Roma está Ostia, Focene, i Cancelli. Pero cada ciudad costera tiene las suyas.

Las playas libres ‘attrezzate’ tienen un bar, algunos servicios esenciales y quien desea pueden alquilar  sombrillas playeras; pero no es obligatorio alquilar nada y quien quiera puede llevarse su sombrilla, sillas, tohalla y ubicarlas donde quiera. La entrada es gratuita.

Quien llega antes encuentra por supuesto mejor lugar. Las ‘libere attrezzate’ ofrecen un mínimo de confort y sin gastos obligatorios.

Ir al mar no necesariamente es ir a la playa, muchos van a pasear, caminar, tomar algo o almorzar.

No es necesario tener auto, ya que existen diversas líneas de autobuses muchas veces con tarifa urbana, o sea un euro o poco más, según la ciudad. También los trenes son frecuentes en un país que tiene casi 4 mil kilómetros de playas.

O sea, mismo con poco dinero se puede vivir  un agradable momento de descanso. 

Existen además las playas completamente libres, pero generalmente en las mismas la arena no es limpiada y tampoco hay servicios higiénicos ni ‘fontanelle’ de agua. En italiano se diría que son realmente ‘l’ultima spiaggia’.

En Roma la llamada ‘spiaggia dei cancelli’, a ocho kilómetros al sur de Ostia y antes de Torvaianica, es una de las más lindas playas del Lazio, y se llega con diversos autobuses, por ejemplo con el 070 que se toma en el Eur Fermi, o con la metro hasta Ostia y allí con el 061.

Además están los lagos, hay tantos y hermosos en toda Italia. Allí el sistema de playas libre o privada es similar. Es una hermosa experiencia que todos pueden  hacer.

Pietro Introno

Lee también: VACACIONES DE VERANO ¿VAS A VIAJAR? ATENCIÓN AL PERMISO!