Cómo el tamaño del seno puede cambiar la vida de una mujer? - Expreso Latino

Salud y Belleza

Triumph, crea lingerie desde el 1886, y de ahi nace el estudio que declara que el seno mejora la autoestima.

El estudio se realizó a 84 mujeres de entre 21 y 57 años y se evaluó la percepción que sentían respecto a ellas mismas antes y después de que se les practicara el implante y aumento de senos.

La mujeres que se sometieron a cirugía para aumentar el tamaño de sus senos a menudo sienten mayor autoestima y una valoración más positiva de su vida sexual, según un estudio divulgado por la Universidad de Florida (UF). El estudio indica que, pese a que la cirugía de senos "no es una panacea" para mejorar la baja autoestima, "produce beneficios psicológicos".

"Muchas personas tiene una idea negativa de quienes se someten a una operación de cirugía estética sin tener una compresión clara de los beneficios que ésta puede acarrear", señaló Cynthia Figueroa-Haas, profesora adjunta de la Universidad de Enfermería de la UF y una de las responsables de este estudio. El estudio se realizó a 84 mujeres de entre 21 y 57 años y se evaluó la percepción que sentían respecto a ellas mismas antes y después de que se les practicara el implante y aumento de senos.

Después de pasar por el quirófano, el índice de mejora de la autoestima de las participantes subió de 20,7 a 24,9, sobre 30 puntos de la escala Rosenberg, y el promedio de función sexual femenina pasó de 27.3 a 31.4 puntos. En cuanto a la evaluación del deseo sexual, un 76,6 por ciento afirmó experimentar un aumento de hasta un 81 por ciento y un 57 por ciento señaló un incremento en la satisfacción de sus deseos sexuales. Sólo un pequeño número de pacientes indicó que sus niveles de autoestima o sexualidad no habían experimentado ningún cambio tras la cirugía de senos.

"Creo con total certeza que el estudio muestra que las operaciones de cirugía estética" pueden ayudar, por ejemplo, a las mujeres insatisfechas con su pecho después de la lactancia materna o por problemas relacionados con la edad. "Estas mujeres pueden no sentirse atractivas, algo que tiene un impacto negativo en sus niveles de autoestima y sexualidad", apuntó Figueroa-Haas. No obstante, Figueroa advirtió de que "las mujeres no deberían ver la cirugía estética como una cura para todos los problemas de autoestima y sexualidad". "Puede haber pacientes que nunca estén satisfechas con sus cuerpos no importa por cuántas operaciones pasen", destacó.

Según la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética, en 2005 se realizaron 2,1 millones de operaciones en Estados Unidos y se espera que esta cifra aumente en los próximos años. En concreto, el número de casos de aumento de tamaño de senos creció un 476 por ciento desde el 2000 y la cifra total de mujeres que se sometieron a un implante de pechos supera ya los dos millones. Para este año, se espera que más de 360.000 mujeres pasen por los quirófanos para que se les practique un implante de senos por razones de estética.