Receta de la Fanesca ecuatoriana para Pascua - Expreso Latino

Gastronomia

Esta sustentosa sopa se sirve con plátanos fritos, huevos duros, queso fresco y cebolla. Un clásico ecuatoriano para las Pascuas. Fanesca: el plato típico de la Semana Santa de Ecuador.

La fanesca es una sopa espesa, tradicional en las festividades de Semana Santa en Ecuador.

Su preparación obedece al rito religioso católico del ayuno de carne, así como a la costumbre de ser elaborada en familia, dada su gran laboriosidad. La curiosidad más interesante de la preparación de la fanesca es su condición simbólica. Esta sopa se prepara con un total de 12 granos frescos, alegorizando claramente a los discípulos de Jesús. Estos son: arvejas, choclo, habas regulares y habitas blancas, arroz, chochos, fréjol blanco y rojo, lentejas, garbanzos, mellocos (tubérculo andino) y mote (maíz). A todo ello, además, se le une el bacalao en salazón.

La receta de fanesca que sigue alcanza para 20 personas, pues cuando esta se cocina, ¡se hace a lo grande! La fanesca se degusta con todos los miembros del hogar y sus allegados en los días clave de estas fiestas.

Ingredientes:

  • 1 libra de choclos
  • 1 libra de habas regulares
  • 1 libra de habitas blancas
  • 1 libra de fréjol rojo
  • 1 libra de arvejas
  • 1 libra de chochos
  • 1 libra de arroz
  • ½ libra de maní tostado
  • 1 zambo (calabaza)
  • ½ zapallo (calabaza blanca)
  • 1 queso chonta (cremoso)
  • 4 litros de leche
  • 2 cebollas blancas
  • Mantequilla
  • 1 cucharita de manteca de color (achiote)
  • 1 bacalao en salazón
  • Sal, pimienta y comino

Preparación:

Como comentábamos al comienzo la preparación de la fanesca es un tanto laboriosa porque cada uno de los granos ha de cocinarse de forma separada. No importa el orden en que esta operación se realice, salvo que cabe tener en cuenta que el fréjol debe estar a remojo la noche anterior, pues es el más duro de todos.

Mientras esto sucede, en otro recipiente se cocina el zambo y el zapallo con poca agua, hasta que se deshagan en el líquido. Además en una sartén, simultáneamente, estaremos sofriendo la cebolla con un poco de mantequilla, sal y achiote. Cuando ambos preparados estén listos se unen en el recipiente más grande y adicionamos el arroz bien cocido y aplastado. Esta masa debe quedar bien uniforme.

Tras este paso es el momento de agregar la leche, meciendo constantemente para que nuestra fanesca no se pegue al caldero. La mecida debe realizarse con una cuchara de madera y dice la tradición que sólo puede hacerlo una persona, para que no se corte.

Después poco a poco, vamos añadiendo de uno en uno todos los granos, el maní y el queso rallado, siempre sin dejar de mecer y a fuego lento. En este punto salpimentamos y ponemos una pizca de comino.

Apenas quedan unos 40 minutos para que termine nuestra cocción, de modo que aparte, preparamos los aderezos de la fanesca. Una vez servido cada plato se decora con un huevo duro cortado, dos rodajitas de plátanos maduros fritos, empanaditas de viento y un toque de perejil. Asimismo, nuestra experta recomienda no incluir el pescado en la sopa, sino entregarlo aparte para que cada cual se dispense a su gusto. Y nada más. ¡Ya está listo para ir a la mesa!.

Fuente: CocinandoEcuador

Te podría interesar: Recetas fáciles, económicas y saludables para la Cuaresma