Retornos voluntarios todos piensan en los “productivos”

Ecuador mejora su oferta con bono casa, Colombia ofrece facilidades para viviendas y España da bono salida.

 

Roma, 12 de Noviembre de 2008 El gobierno de Ecuador puso en marcha en septiembre de 2007 un plan de retorno voluntario llamado “Bienvenidos a casa” el plan prevé la exoneración de los impuestos de aduana para los bienes domésticos y carros nuevos que los inmigrantes devuelvan al Ecuador (Ver exoneraciones) . Ahora mejoró su oferta con un bonus casa (ver bonus casa).

El Gobierno del presidente Rafael Correa, quiere incentivar los retornos para contar con la experiencia de trabajo que  adquirieron y por supuesto con los ahorros que lleven consigo a Ecuador.

 

Actualmente los ecuatorianos en el exterior son más de dos millones y alguno dice tres millones, aunque non hay cifras oficiales.

 

Así mientras de un lado  el Gobierno ecuatoriano cuenta con el regreso de los inmigrantes productivos, el Gobierno español de otro lado espera mandar a casa  a los inmigrantes improductivos, otorgandole beneficios que van desde el pasaje aéreo, hasta 24 mil euros y una liquidación anticipada por el trabajo desarrollado: 40 por ciento pagado en España y 60por ciento en el país de origen. Esto a través de los servicios de asociaciones como la Comisión Católica Española de Migración (Accem) y la Cruz Roja.
Quien acepta regresar no podrá volver a España en los siguientes cinco años. Como fundamento de los subsidios está el concepto de que es más conveniente y barato pagar un pasaje aéreo y desembolsar dinero que tener desocupados con todos los gastos y problemas que acarrean.

El plan de retorno ecuatoriano “Bienvenidos a casa” es voluntario, así que serán los mismos ecuatorianos quienes decidirán si volver o no, si bien hasta el momento los inmigrantes no han mostrado gran entusiasmo por el mismo. Los incentivos de España si bien  más atrayentes que los del gobierno ecuatoriano aún no muestra mucha adhesión.

Para los inmigrantes “improductivos”.
El plan de retorno voluntario puede ser una buena salida para los inmigrantes que encontraron dificultades en adaptarse en el nuevo país, que no encontraron trabajo o no lograron regularizar su situación migratoria.

Para los “productivos”.
Aquellos que están en situación migratoria regular, que tienen trabajo, actividad económica, familia, todas cosas conseguidas con mucho esfuerzo, probablemente el plan de retorno no es  particularmente atractivo.  Entre otras cosas porque los beneficios fiscales son bajos y encontrar trabajo en Ecuador será difícil. En cambio  muchos volverán a su país de origen cuando sea el momento de la pensión dado que recibir una jubilación de un país europeo, aunque pequeña, puede ser óptima en un lugar donde el costo de la vida es bajo, como en Ecuador y en Latinoamérica en general.

Especialmente si los inmigrantes se han comprado una vivienda en su país de origen. Colombia por ejemplo ha lanzado un plan muy conveniente en este sentido. (Ver Feria Camacol en Londres) y ahora Ecuador con un bonus casa.

Los planes de retorno voluntario de inmigrantes, impulsados sea por los países de origen cómo Ecuador, así como los propuestos por los países que los acogen como España, en la medida en que funcionen, son mucho más eficientes que las leyes anticlandestinos o de expulsiones, como  la Directiva de Retorno que se discute en la Comisión Europea, o en Italia que ya decidió no dar sanciones penales (cárcel) a quien sea pescado en calidad de clandestino.